Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
Los blogs de Religión en Libertad
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
Inicio / Blog
El tiempo es de Dios

El tiempo es de Dios

Un alma para el mundo

9 enero 2018

El tiempo es de Dios: fe y humildad
Hemos estrenado año. Este acontecimiento nos invita a meditar sobre la importancia del tempo. Ofrezco al lector algunas reflexiones de Guillaume Derville, publicadas en la página Web del Opus Dei:
 
Resultado de imagen de el tiempo de dios es perfecto

«El testimonio de la Escritura es unánime: la solicitud de la divina providencia es concreta e inmediata; tiene cuidado de todo, de las cosas más pequeñas hasta los grandes acontecimientos del mundo y de la historia. Las Sagradas Escrituras afirman con fuerza la soberanía absoluta de Dios en el curso de los acontecimientos: “Nuestro Dios está en los cielos. Cuanto le agrada, lo hace” (Sal 115,3); y de Cristo se dice: “si él abre, nadie puede cerrar; si él cierra, nadie puede abrir” (Ap 3,7); “hay muchos proyectos en el corazón del hombre, pero solo el plan de Dios se realiza” (Pr 19,21). Y la dirección espiritual es un medio excelente para situarnos mejor en ese horizonte. El Espíritu Santo actúa, con paciencia, y cuenta con el tiempo: el consejo recibido debe hacer su camino en el alma. Dios espera la humildad de un oído atento a su voz; entonces es posible sacar un provecho personal de las homilías que uno escucha en su parroquia, no solo para aprender algo, sino sobre todo para mejorar: tomar unas notas durante una charla de formación o un rato de oración, para comentarlas después con alguien que conoce bien nuestra alma, es también reconocer la voz del Espíritu Santo.

Fe y humildad van de la mano: en nuestro peregrinar hacia la patria celestial es necesario dejarnos guiar por el Señor, acudiendo a Él y escuchando su Palabra. La lectura sosegada del Antiguo y del Nuevo Testamento, con los comentarios de carácter teológico-espiritual, nos ayuda a entender qué nos dice Dios en cada momento, invitándonos a la conversión: «mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos, mis caminos –oráculo del Señor»(Is 55,8; cfr. Rm 11,33). La humildad de la fe se arrodilla ante Jesucristo presente en la Eucaristía, adorando al Verbo encarnado como los pastores en Belén. Así sucedió santa Teresa Benedicta de la Cruz, Edith Stein: nunca se olvidó de aquella mujer, que entró en una iglesia con su bolsa de compras y se arrodilló para hacer su oración personal, en conversación íntima con Dios.

La humildad lleva a vivir un presente aligerado de todo porvenir, porque los cristianos somos de esos que «han deseado con amor su venida» (2 Tm4,8). Si nos enfadamos ante unas circunstancias menos favorables, necesitamos crecer en fe y en humildad. «Cuando te abandones de verdad en el Señor, aprenderás a contentarte con lo que venga, y a no perder la serenidad, si las tareas –a pesar de haber puesto todo tu empeño y los medios oportunos– no salen a tu gusto... Porque habrán “salido” como le conviene a Dios que salgan». De este modo, se evita un descontento exagerado, o la tendencia a retener en la memoria las humillaciones: un hijo de Dios perdona los agravios, no guarda rencor, va adelante. Y si alguno piensa que otro le ha ofendido, trata de no hacer memoria de las ofensas, no guarda rencor: mira a Jesús, sabiendo que «a mí, que todavía me ha perdonado más, ¡qué gran deuda de amor me queda!». El humilde dice, con San Pablo: «olvidando lo que queda atrás, una cosa intento: lanzarme hacia lo que tengo por delante, correr hacia la meta, para alcanzar el premio al que Dios nos llama desde lo alto por Cristo Jesús» (Flp 3,13-14).

Esta actitud nos ayuda a aceptar la enfermedad, y a convertirla en una tarea fecunda: es una misión que Dios nos da. Y parte de esa misión es aprender a facilitar que otros nos puedan ayudar a aliviar nuestro dolor y las posibles angustias: dejarse asistir, curar, acompañar, es prueba de abandono en las manos de Jesús, que se hace presente en nuestros hermanos. Hemos de completar «lo que falta a los sufrimientos de Cristo en beneficio de su cuerpo, que es la Iglesia» (Col 1,24).

Guillaume Derville (http://opusdei.es/es-es/document/la-puerta-de-la-humildad/
 
 
Tu ayuda es vital para que Religión en Libertad vea la luz los 365 días del año
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Juan García Inza
Juan García Inza quiere «colaborar en la formación doctrinal y espiritual del lector que, desde el humanismo cristiano, quiere contribuir a la aportación de un alma para nuestro mundo». Y así se titula su blog «Un alma para el mundo». Fue ordenado sacerdote en 1965 y ha publicado una quincena de títulos. Es doctor en Derecho canónico y ha ejercido como consiliario del Movimiento de Cursillos de Cristiandad y de la Renovación Carismática. Es asesor espiritual de la Asociación María Reina de la Paz de Medjugorje.

Juan García Inza, es autor, editor y responsable del Blog Un alma para el mundo, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO
ENERO 2018

El arte de la fragilidad

El tiempo es de Dios

El cuarto Rey Mago
DICIEMBRE 2017

La vida nace en Navidad

Carta de Jesús a ti en Navidad

¿Cómo se celebra la Navidad en Asia?

El Adviento en África

Ver posts de otros meses

NOVIEMBRE 2017 (6 artículos)

OCTUBRE 2017 (7 artículos)

SEPTIEMBRE 2017 (5 artículos)

AGOSTO 2017 (9 artículos)

JULIO 2017 (6 artículos)

JUNIO 2017 (4 artículos)

MAYO 2017 (6 artículos)

ABRIL 2017 (5 artículos)

MARZO 2017 (8 artículos)

FEBRERO 2017 (6 artículos)

ENERO 2017 (7 artículos)

DICIEMBRE 2016 (8 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (7 artículos)

OCTUBRE 2016 (6 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (6 artículos)

AGOSTO 2016 (7 artículos)

JULIO 2016 (6 artículos)

JUNIO 2016 (5 artículos)

MAYO 2016 (5 artículos)

ABRIL 2016 (5 artículos)

MARZO 2016 (7 artículos)

FEBRERO 2016 (7 artículos)

ENERO 2016 (7 artículos)

DICIEMBRE 2015 (9 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (10 artículos)

OCTUBRE 2015 (8 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (9 artículos)

AGOSTO 2015 (10 artículos)

JULIO 2015 (11 artículos)

JUNIO 2015 (12 artículos)

MAYO 2015 (16 artículos)

ABRIL 2015 (14 artículos)

MARZO 2015 (12 artículos)

FEBRERO 2015 (13 artículos)

ENERO 2015 (14 artículos)

DICIEMBRE 2014 (18 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (13 artículos)

OCTUBRE 2014 (13 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (14 artículos)

AGOSTO 2014 (16 artículos)

JULIO 2014 (11 artículos)

JUNIO 2014 (16 artículos)

MAYO 2014 (24 artículos)

ABRIL 2014 (25 artículos)

MARZO 2014 (24 artículos)

FEBRERO 2014 (11 artículos)

ENERO 2014 (13 artículos)

DICIEMBRE 2013 (17 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (13 artículos)

OCTUBRE 2013 (15 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (10 artículos)

AGOSTO 2013 (14 artículos)

JULIO 2013 (15 artículos)

JUNIO 2013 (14 artículos)

MAYO 2013 (15 artículos)

ABRIL 2013 (15 artículos)

MARZO 2013 (20 artículos)

FEBRERO 2013 (17 artículos)

ENERO 2013 (17 artículos)

DICIEMBRE 2012 (22 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (20 artículos)

OCTUBRE 2012 (19 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (17 artículos)

AGOSTO 2012 (20 artículos)

JULIO 2012 (13 artículos)

JUNIO 2012 (17 artículos)

MAYO 2012 (21 artículos)

ABRIL 2012 (24 artículos)

MARZO 2012 (24 artículos)

FEBRERO 2012 (18 artículos)

ENERO 2012 (17 artículos)

DICIEMBRE 2011 (17 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (14 artículos)

OCTUBRE 2011 (16 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (14 artículos)

AGOSTO 2011 (16 artículos)

JULIO 2011 (15 artículos)

JUNIO 2011 (18 artículos)

MAYO 2011 (24 artículos)

ABRIL 2011 (22 artículos)

MARZO 2011 (15 artículos)

FEBRERO 2011 (17 artículos)

ENERO 2011 (19 artículos)

DICIEMBRE 2010 (20 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (20 artículos)

OCTUBRE 2010 (16 artículos)

SEPTIEMBRE 2010 (13 artículos)

AGOSTO 2010 (11 artículos)

JULIO 2010 (14 artículos)

JUNIO 2010 (17 artículos)

MAYO 2010 (23 artículos)

ABRIL 2010 (20 artículos)

MARZO 2010 (19 artículos)

FEBRERO 2010 (15 artículos)

ENERO 2010 (13 artículos)

DICIEMBRE 2009 (21 artículos)

NOVIEMBRE 2009 (17 artículos)

OCTUBRE 2009 (21 artículos)

SEPTIEMBRE 2009 (14 artículos)

AGOSTO 2009 (12 artículos)

JULIO 2009 (21 artículos)

JUNIO 2009 (17 artículos)

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS