Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.

Lunes, 23 de abril de 2018

  Donar HEMEROTECA CONTACTO REGALA REL SUSCRÍBETE
Religión en Libertad
Inicio / Personajes
Rose Duncan llama ahora a defender a los bebés concebidos en una violación

Su hijo era fruto de una violación, todos le decían que abortara: «De repente Dios me habló»​​​​​​​

Su hijo era fruto de una violación, todos le decían que abortara: «De repente Dios me habló»​​​​​​​
Pese a haber sido violada, se opone totalmente al aborto

ReL

17 abril 2018

TAGS Aborto - Provida

Rose Duncan está casada, es ama de casa y estudiante, y reside en el estado de Carolina del Sur. A los 15 años fue víctima de una manipulación y una violación. Ahora, cuenta su historia en SalvarEl1para abogar por ese uno por ciento de bebés concebidos en violación que, en muchas ocasiones, son ignorados incluso por las propias asociaciones pro-vida. Reproducimos el testimonio íntegro por su interés. 

La manipulación a una adolescente
Tuve a mi hijo Daniel a los 16 años
. Ha habido desafíos, pero él ha sido mi salvación. Ahora, a los 6 años, es un estudiante fantástico, un hermano cariñoso y un hijo maravilloso. Él ha sido una gran bendición en mi vida, así como en las vidas de los miembros de nuestra familia. Mi hijo tiene tanto  amor que no sabe qué hacer con él. Él es verdaderamente un niño hermoso y bendecido. Y fue concebido en una violación. 
 
Cuando era adolescente, vivía con una familiar y mi madre. Esta familiar comenzó a salir con un hombre mucho más joven que ella y nunca imaginé que convertiría mi mundo en una pesadilla, pero al mismo tiempo, me dio la mayor bendición de mi vida. Este hombre de 33 años se mudó con nosotros poco después de que comenzaran a salir. Al principio, era un tío genial. Pero ahora me doy cuenta de que, desde el momento en que este hombre se mudó, comenzó a ganarse mi confianza para después violarme.

Un demonio disfrazado de ángel
Abogaba en mi nombre para convencer a mi mamá de que me permitiera salir con mis amigos, así que sentía que tenía un aliado. En una ocasión, le dijo a la familia que me iba a llevar a ver a un pastor para que me aconsejara, pero en cambio, me sorprendió llevándome a cenar y al cine. Él también comenzó a comprar alcohol para mí y mis amigos. Necesitaba ropa interior nueva, y él me llevó a comprarla, incluyendo tangas.   
 
 
 
Después de esto, le pregunté a una amiga si eso era normal y me dijo que no, que para nada, pero este tipo de relación distorsionada y pervertida era todo lo que yo conocía. No tenía idea de la manipulación de la que estaba siendo objeto. Me animó a no ir a la escuela y pasar el rato con él en casa después de que todo el mundo se fuera al trabajo. Y él hizo lo mismo de alguna manera. Se anotó en turnos nocturnos de trabajo y por la mañana se iba a  trabajar pero volvía a casa para pasar el rato conmigo viendo películas.

De un beso en los labios a la violación
Finalmente, comenzó el contacto físico. Al principio, no sabía qué hacer. Pensé que tal vez algunas personas demuestran su cariño a alguien con un beso en los labios. Lo apreciaba mucho y quería hacerlo feliz, aunque le dije que se detuviera y supe que estaba mal lo que estaba haciendo. Pero él era mucho más grande que yo y me sentía impotente. Intenté detenerlo pero sabía que no tenía la fuerza física suficiente. 
 
Me sentí mal. Él siguió diciendo que todo iba bien. Ya había sido abusada sexualmente anteriormente y estas experiencias distorsionaron mis conceptos de relaciones “normales”. 
 
Durante un año entre las edades de 14 y 15 años, este hombre me abusó sexual y físicamente. Él me dijo que, si alguna vez quedaba embarazada, tendría que abortar. Toda mi vida he sido 100% pro-vida. Siempre he tenido la firme convicción de que el aborto es incorrecto, pase lo que pase. 

Entonces, cuando me dijo esto, no discutí, pero sabía que nunca sucedería si quedaba embarazada. Me dijo que se había hecho una vasectomía así que, realmente, no pensé que podría suceder. Por supuesto, ahora, veo la inconsistencia en lo que estaba diciendo, pero en ese momento yo tenía 14 años y no tenía un marco de referencia para analizar todo esto.

Embarazada a los 15 años
A los 15 años, descubrí que estaba embarazada.
 Fue algo extraño, porque él solo me dijo un día: "Tienes que hacerle una prueba de embarazo". Él estaba conmigo cuando me la hice. Cuando vi que era positivo, comencé a sollozar. Él me abrazó y dijo: "Todo va a estar bien", pero sabía que no era así.
 
Sabía que iba a tener que decírselo a mi madre. Me senté en su cama y le dije que estaba embarazada y, por supuesto ella quería saber quién era el padre. Le dije que era un tipo que ella no conocía de 20 años. Ella estaba furiosa y de inmediato me dijo que íbamos a ir a la policía y añadió: "Él va a pagar por esto". Me rompió el corazón saber que, si hubiera sabido la verdad entonces, se habría sentido aún más desconsolada.
 
Pedimos una cita con mi pediatra aproximadamente cinco días después. Mi violador nos acompañó a mi madre y a mí. Quería obtener vitaminas prenatales y ver cómo estaba mi bebé, para asegurarme de tener un embarazo saludable. Tenía aproximadamente ocho semanas de embarazo y todo parecía normal.

"No vas a tener a ese bebé"
Cuando subimos al auto después de la cita, él me presionó mucho. Dijo que "no iba a tener este bebé". Yo siempre he sido muy terca y dije "Sí, lo haré”, pero por dentro, estaba aterrorizada. No quería que lastimara a mi bebé.
 
 
A pesar de que todavía me estaba presionando para abortar, por extraño que parezca, él era muy amable conmigo y muy complaciente. Sin embargo, la mañana después de la cita con el médico, la policía vino a nuestra casa y golpeó la puerta. Se escondió en el ático, y la entrada estaba en la habitación donde yo estaba durmiendo. Me desperté con pistolas en la cara y la policía preguntándome dónde estaba él.  Lo sacaron de la casa y lo esposaron. Resulta que lo buscaban por cargos graves de asalto y el secuestro de una novia que había tenido hacía unos años.

Acoso y temor constantes
Una vez que se fue, me sentí aliviada al saber que no sería objeto de agresiones ni abusos, y sabía que tendría algo de tiempo para pensar. Ese alivio momentáneo se desvaneció cuando oí por casualidad la conversación entre mis familiares que hablaban de toda su historia violenta, y temía que viniera por mí y mi bebé cuando saliera de prisión.
 
Aproximadamente una semana después, nos escribió diciendo que saldría en unos 10 días. Él me escribió: "No creas las cosas que oyes de mí". Recuerda de lo que hablamos y lo que tienes que hacer". Fue entonces cuando hablé con un amigo de la familia, y decidimos decirle a mi madre que él es el padre de mi bebé. Esa fue una de las conversaciones más dolorosas que tuve, pero tenía que hacerlo para la proteger a mi bebé y a mí. Mi madre estaba desconsolada y lloraba y lloraba.
 
Fuimos a la policía y archivamos un informe. Fue liberado de prisión por la condena previa de asalto cuando mi hijo tenía seis meses. No fue hasta que mi hijo tenía ocho meses que finalmente hicieron una prueba de ADN, que tardó cuatro meses en arrojar resultados. Mientras tanto, me acosaba, pasaba por mi casa, etc.

"Quedar embarazada fue lo que me llevó a Dios"
Finalmente obtuvo un acuerdo de declaración de culpabilidad y fue declarado culpable de agresión sexual a una menor y sentenciado a tres años por violarme. Gracias a Dios, él está en el registro de delincuentes sexuales en Carolina del Sur.
 
 
Aunque fue muy duro, quedar embarazada es lo que realmente me acercó a Dios. No me malinterpreten: estaba destrozada, porque sabía que criar a este niño sería un camino largo y desgarrador.

Dios se encarga de todo
Con la presión de abortar no sólo de la familia, sino también de amigos, recuerdo haberme sentado afuera en el patio trasero y, por primera vez en mi vida, escuché que Dios realmente me hablaba. Me dijo que debía criar a este niño, y no preocuparse, porque Él se encargaría de todo.
 
A partir de ese momento, tuve una determinación férrea cuando se trataba de mi embarazo y mi bebé. Le decía a cualquiera que dudaba, que todo lo podía en Cristo que  me fortalecía. Ni siquiera sabía exactamente qué  significaba en ese momento, pero sabía en mi espíritu que era cierto.
 
Como siempre,  Dios proveyó. Tenía todo lo que necesitaba para mi hijo, principalmente a través de donaciones a través de la iglesia y de amigos de mi entorno. Fui tan afortunada de tener  tanto apoyo y amor para mí y para mi niño.

Una madre fantástica
 No voy a mentir, ¡fui una madre fantástica incluso a los 16 años! Yo no era lo que la gente piensa de la madre adolescente estereotipada que supuestamente deja a su hijo con la abuela para hacer lo que ella quiera y los abuelos crían al niño. Me hice cargo de él, lo amamanté durante dos años y medio, le leí libros, jugué con él, le canté canciones de cuna. 

¡Me encantó ser  mamá! Tuve el apoyo de mi increíble madre con la que viví y eso  me ayudó mucho. También tuve el apoyo de mi iglesia y mi familia. Cuidé a mi hijo a tiempo completo. Le enseñé el lenguaje de señas, le leía y cantaba todos los días, y lo amaba incondicionalmente.
 
Ahora, seis años después, estoy casada con el hombre más maravilloso del mundo, que ama a mi hijo como si fuera su propia sangre y estamos en el proceso de que mi esposo lo adopte. Mi hijo es un niño realmente maravilloso, extrovertido, dulce y hermoso. Lo veo crecer en un asombroso hombre de Dios que moverá montañas.
 
Mi hermoso hijo es el motivo por el cual, cuando oigo hablar de las creencias "pro-vida" "excepto en los casos de violación", ¡me duele el corazón!

Mi bebé nunca debería haber vivido
"Excepto, por supuesto, en el caso de…” mi hijo, mi primogénito, que es una persona maravillosa e increíble. Dicen que, excepto en los casos como él, en casos como mi hijo… Mi bebé nunca debería haber tenido la oportunidad de vivir.
 
Independientemente de sus nociones preconcebidas, entienda que cada vida tiene un significado. Por ninguna circunstancia se le debe negar a un niño la oportunidad de vivir y prosperar en este mundo. Todos los niños tienen derecho a la vida.

Salvar el uno por ciento
Según las estadísticas, menos del 1% de los abortos realizados en los EE. UU. son el resultado de una violación. Ese 1% importa. Mi bebé, ¡el 1%, importa! Es insultante y muy dañino para mí. Es como una puñalada. ¿Cómo puede pensar la gente que era sólo una decisión y que mi hijo ni siquiera debería estar aquí? La ley debería proteger a mi hijo e hijos como él.
 
Debemos dejar de mirar las circunstancias y comenzar a mirar la vida. Independientemente de la concepción, las deficiencias del desarrollo o las circunstancias en las que se encuentra la madre, cada niño merece su derecho a la vida.
 
Realmente creo que mi hijo aportará algo al mundo y ciertamente ha dejado un impacto positivo en nuestra familia y en todos nuestros amigos. Él es una luz y un alma hermosa.
 
Soy madre de tres hijos, pero sólo tengo dos en esta tierra. Después de una larga espera, planificación y emoción, inesperadamente perdí a mi dulce hija, Savannah, a las 40 semanas de gestación. Después de un embarazo perfectamente saludable, nació muerta con el cordón enrollado alrededor de su cuello varias veces. Me mostró de nuevo cuán preciosa es la vida y cuán fugaz. No sabes lo que traerá el mañana.

 
Unas semanas más tarde, recibimos inesperadamente a nuestra hija adoptiva, que tenía casi dos años, y su vida también es preciosa.
 
Hay tantas personas que desean desesperadamente ser padres, ser  mamá o  papá. Hay tantas personas que anhelan un bebé en su vida, yo incluida. No podemos ignorar la vida, solo basándonos en cómo comenzó la vida.
 
A pesar de cómo comienza una vida, la vida de ese niño realmente puede convertirse en algo hermoso. Mi hijo es un testimonio de eso. Incluso en los momentos más sombríos, siempre hay esperanza. Tenemos que cambiar nuestro miedo por esperanza: Que cada bebé tiene una oportunidad, incluso en casos de violación. Cada niño es una verdadera bendición de Dios y merece tener la oportunidad de una vida hermosa. Depende de nosotros salvar el 1%.
ReL te regala todos los días un trozo de Cielo… pero necesitamos tu ayuda para seguir haciéndolo
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.

Las noticias más leídas

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS