Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
Los blogs de Religión en Libertad
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
Inicio / Blog
El Espíritu nos ofrece la unidad como comunión Mística con Cristo

El Espíritu nos ofrece la unidad como comunión Mística con Cristo

La divina proporción

16 mayo 2018


Diversidad como panacea. Unidad de la que sospechamos. La diversidad se entiende como deseable desde la postmodernidad que padecemos. La unidad se ve como un engaño que nos roba libertad. Se acepta como diverso aquello que es en apariencia diferente, pero al mismo tiempo exigimos a los demás aceptar las filias y fobias que subyacen en el entorno socio-eclesial. 

Tristemente, el reclamo de diversidad es un simulacro que cuando se profundiza, queda en bonitas palabras. En el fondo, estamos construyendo una estructura eclesial que no cuestione el sistema de estéticas y apariencias postmodernas en el que vivimos. “Vive y deja vivir”, “quién soy yo para juzgar” se contrapone al dedo que señala a quien no sigue el juego. Cuando un hermano evidencia una “diversidad” diferente a lo “aceptable”, no se le acoge, ni se busca entenderlo. Simplemente se le etiqueta de fariseo, cara de pepinillo en vinagre, rigorista, ultra ortodoxo, etc. Se le rechaza y margina sin misericordia alguna. Por el otro lado, también se rechaza a quien no se ajusta a la estética eclesial barroca, etiquetando al hermano de hereje, heterodoxo y otras lindesas. El problema es está en la torre de babel a la que pertenezcamos, sino al hecho de crearlas y rendirles pleitesía.

Viene Pentecostés. Es un momento especial en el que podemos reflexionar sobre la unidad que tanto necesitamos. El Señor nos promete el Espíritu Santo y lo hace, precisamente, para liberarnos de las torres de babel nos atrapan. Leamos lo que nos dice San Cirilo de Alejandría sobre esta unidad, de la que sospechamos, pero que realmente es redención y esperanza:

Cuando Cristo se hizo semejante a nosotros, es decir, se hizo hombre, el Espíritu lo ungió y consagró, aun siendo Dios por naturaleza... Él mismo santifica su propio cuerpo y todo lo que en la creación es digno de ser santificado. El Misterio ocurrido en Cristo es el principio y el itinerario de nuestra participación por el Espíritu.

Para unirnos también a nosotros, para fundirnos en una unidad con Dios y entre nosotros, aunque separados por la diferencia de nuestras individualidades, de nuestras almas y de nuestros cuerpos, el Hijo único inventó y preparó un medio para estar unidos, gracias a su sabiduría y según el consejo de su Padre. A través de un solo cuerpo, su Propio Cuerpo, bendice a los que creen en él en una comunión mística y hace de todos nosotros un solo cuerpo con Él y entre nosotros.

¿Quién podrá separar, quién podrá  privar de su unión física a los que, a través de este cuerpo sagrado y sólo a través de él, estén unidos en la unidad de Cristo? Si compartimos un mismo pan, formamos todos, un solo cuerpo (1C 10,17). Porque Cristo no puede ser partido. Por esto también a la Iglesia se la llama cuerpo de Cristo y a nosotros sus miembros, según la doctrina de san Pablo (Ef 5,30). Todos unidos a un solo Cristo a través de su Santo Cuerpo, le recibimos, único e indivisible, en nuestros propios cuerpos. Debemos considerar nuestros propios cuerpos como que ya no nos pertenecen.
(San Cirilo de Alejandría. Comentario al evangelio de Juan, 11, 11; PG 74, 558)

San Cirilo nos habla de que Cristo crea la unidad por medio de la sacralidad. La unidad tiene sentido desde el Logos que llena de luz el corazón de quien lo acepta. ¿Cómo lo hace? Por medio de la materia sagrada por antonomasia: “su Propio Cuerpo”, el Cuerpo de Cristo. A través de los sacramentos. Cristo “bendice a los que creen en Él en una comunión mística”. La Mística, el Misterio Cristiano, la Divina Proporción, se reducen actualmente a los aspectos socio-culturales de las comunidades. Sin la sacralidad no podemos llegar a Dios, porque no podemos llegar a Dios por medios humanos. Por medio de las torres de babel no iremos más allá de nuestra propia naturaleza caída. El Espíritu Santo conforma la unidad “y hace de todos nosotros un solo cuerpo con Él y entre nosotros”.

Cuando aspiramos a una unidad aparente sólo llegamos a generar un simulacro en el que actuamos como si la unidad existiera. Pobrecillo el que se atreva a indicar que detrás de la tramoya, cuando no hay fotos, shows o entrevistas, la unidad no existe. Este valiente será etiquetado como un profeta de catástrofes que estropea la fiesta.

San Cirilo se pregunta: “¿Quién podrá separar, quién podrá  privar de su unión física a los que, a través de este Cuerpo Sagrado y sólo a través de Él, estén unidos en la unidad de Cristo?”. Ahora nos desayunamos constantemente con arengas en pro de simulacros que sustituyen la sacralidad. Uno de estos simulacros es la pretendida intercomunión con quienes no creen en la presencia real de Cristo en los Sacramentos. ¿Qué razones se dan para seguir adentrándonos en estos simulacros? Básicamente todo se sostiene en una pastoral que prima el sentimiento social-cultural sobre el respeto y trascendencia de lo sagrado. Lo que cada cual siente, se ofrece como la piedra angular que sustituye a Cristo, verdadera Clave de Bóveda sobre la que la Iglesia se sostiene.
 
Cristo es el único salvador. Volviendo al texto de San Cirilo:
“Todos unidos a un solo Cristo a través de su Santo Cuerpo, le recibimos, único e indivisible, en nuestros propios cuerpos. Debemos considerar nuestros propios cuerpos como que ya no nos pertenecen”

No puede haber multitud de cristos, sino Uno sólo que da sentido a todos y a todo. Tal como dice San Cirilo, deberíamos de negarnos a nosotros mismos, ya que nuestros cuerpos no nos pertenecen. Deberían ser templo del Espíritu Santo y no herramientas del mundo y del enemigo.

 
 
Tu ayuda es vital para que Religión en Libertad vea la luz los 365 días del año
Volver arriba
Religión en Libertad te invita a salir

Religión en Libertad te invita a salir

Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Néstor Mora Núñez
Soy católico, casado con tres hijos en el mundo. Nací en 1965 en San José (Costa Rica) de padre costarricense y madre española, por lo que me enorgullezco de ser español de América. Estudié en colegio Santa Catalina de Sena en Costa Rica y San Felipe Neri en Cádiz (España). Mi formación universitaria parte de la ingeniería electrónica, pero ha ido evolucionando hacia el campo de los computadores, conocimiento y nuevas tecnologías de la información.

En el plano de servicio a la Iglesia me ocupo del diseño y mantenimiento de diversas webs de asociaciones católicas y la web de mi parroquia.

Néstor Mora Núñez, es autor, editor y responsable del Blog La divina proporción, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO
MAYO 2018

La Hermandad del Paráclito nos une a Cristo

El fuego sagrado de la Unidad: Pentecostés

El Espíritu nos ofrece la unidad como comunión Mística con Cristo

Cuando venga, el Espíritu de la Verdad, os guiará hasta la Verdad plena

Señalarnos y etiquetarnos no nos ayuda a amarnos
ABRIL 2018

Unidos a la Vid, que es Cristo

Les abrió la inteligencia para que pudieran comprender

Los hombres prefirieron las tinieblas a la Luz

Esperanza: no es necesario tocar para creer.

Fe que no necesita ver, sino entender.

Christos anesti. Feliz Pascua

Ver posts de otros meses

MARZO 2018 (7 artículos)

FEBRERO 2018 (5 artículos)

ENERO 2018 (2 artículos)

DICIEMBRE 2017 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2017 (5 artículos)

OCTUBRE 2017 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2017 (4 artículos)

AGOSTO 2017 (4 artículos)

JULIO 2017 (15 artículos)

JUNIO 2017 (1 artículos)

MAYO 2017 (6 artículos)

ABRIL 2017 (4 artículos)

MARZO 2017 (5 artículos)

FEBRERO 2017 (4 artículos)

ENERO 2017 (8 artículos)

DICIEMBRE 2016 (5 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (5 artículos)

OCTUBRE 2016 (5 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (10 artículos)

AGOSTO 2016 (8 artículos)

JULIO 2016 (11 artículos)

JUNIO 2016 (12 artículos)

MAYO 2016 (13 artículos)

ABRIL 2016 (12 artículos)

MARZO 2016 (15 artículos)

FEBRERO 2016 (9 artículos)

ENERO 2016 (13 artículos)

DICIEMBRE 2015 (10 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (11 artículos)

OCTUBRE 2015 (9 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (13 artículos)

AGOSTO 2015 (13 artículos)

JULIO 2015 (12 artículos)

JUNIO 2015 (13 artículos)

MAYO 2015 (11 artículos)

ABRIL 2015 (10 artículos)

MARZO 2015 (13 artículos)

FEBRERO 2015 (12 artículos)

ENERO 2015 (13 artículos)

DICIEMBRE 2014 (13 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (13 artículos)

OCTUBRE 2014 (13 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (12 artículos)

AGOSTO 2014 (14 artículos)

JULIO 2014 (12 artículos)

JUNIO 2014 (11 artículos)

MAYO 2014 (10 artículos)

ABRIL 2014 (13 artículos)

MARZO 2014 (11 artículos)

FEBRERO 2014 (11 artículos)

ENERO 2014 (9 artículos)

DICIEMBRE 2013 (11 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (12 artículos)

OCTUBRE 2013 (12 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (13 artículos)

AGOSTO 2013 (5 artículos)

JULIO 2013 (13 artículos)

JUNIO 2013 (13 artículos)

MAYO 2013 (12 artículos)

ABRIL 2013 (11 artículos)

MARZO 2013 (14 artículos)

FEBRERO 2013 (10 artículos)

ENERO 2013 (12 artículos)

DICIEMBRE 2012 (14 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (12 artículos)

OCTUBRE 2012 (11 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (11 artículos)

AGOSTO 2012 (11 artículos)

JULIO 2012 (12 artículos)

JUNIO 2012 (11 artículos)

MAYO 2012 (11 artículos)

ABRIL 2012 (12 artículos)

MARZO 2012 (13 artículos)

FEBRERO 2012 (15 artículos)

ENERO 2012 (12 artículos)

DICIEMBRE 2011 (11 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (12 artículos)

OCTUBRE 2011 (11 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (12 artículos)

AGOSTO 2011 (14 artículos)

JULIO 2011 (15 artículos)

JUNIO 2011 (12 artículos)

MAYO 2011 (13 artículos)

ABRIL 2011 (11 artículos)

MARZO 2011 (1 artículos)

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS