Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
Los blogs de Religión en Libertad
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
Inicio / Blog

Domingo VI del T.O (B) y pincelada martirial

Victor in vínculis

10 febrero 2018

TAGS Juan Pablo II


En el año 2000, durante una peregrinación a Fátima, tuve ocasión de conocer al cardenal Andrzej María Deskur. Impresiona ver a un cardenal en silla de ruedas. Se cuenta que al día siguiente del comienzo de su Pontificado (1978), Juan Pablo II salió del Vaticano para visitar a su amigo Monseñor Deskur, obispo polaco con el que tenía una estrecha amistad desde los tiempos del seminario clandestino en Cracovia, y que se encontraba en coma profundo en la clínica Gemelli, de Roma. Joaquín Navarro Valls narró esa visita.

El Papa entró solo en la habitación del enfermo. Salió veinte minutos después. Sus ojos brillaban ligeramente. Aquel día se reunió con un grupito de enfermos en una de las salas del hospital, y les dirigió unas palabras llenas de afecto: Vosotros, los enfermos, sois muy poderosos; como Jesús en la Cruz. Me encomiendo a vuestras oraciones. Utilizad este gran poder que tenéis para el bien de la Iglesia y de vuestras familias, de toda la Humanidad. ¡Podéis tanto, tanto…!

Muchas veces, a lo largo de su Pontificado, se le vio decir al oído de alguien que padece una enfermedad: Te encomiendo la Iglesia. O bien: Te encomiendo la conversión del mundo…

Celebramos hoy la fiesta de Nuestra Señora de Lourdes y el Día Mundial de los Enfermos.

Bien sé -afirmaba a San Juan Pablo II[1]- que bajo el peso de la enfermedad todos sentimos la tentación del abatimiento. No es raro preguntarnos con tristeza: ¿por qué esta enfermedad?, ¿qué mal he hecho yo para recibirla? Una mirada a Jesucristo en su vida terrena y una mirada de fe, a la luz de Jesucristo sobre nuestra propia situación, cambia nuestra manera de pensar. Cristo, Hijo de Dios, inocente, conoció en la propia carne el sufrimiento. La pasión, la cruz, la muerte en la cruz le probaron duramente; como había anunciado el profeta Isaías, “quedó desfigurado, sin apariencia humana”. No ocultó ni escondió su sufrimiento; por el contrario, cuando era más atroz, pidió al Padre que le apartase el cáliz. Pero una palabra revelaba el fondo de su corazón: “¡No se haga mi voluntad, sino la tuya!”. El Evangelio y todo el Nuevo Testamento nos dicen que la cruz, así acogida y vivida, se hizo redentora.

Hoy el Evangelio describe el grito de un leproso que se postra de rodillas ante Jesús, suplicándole que le libere de esta terrible muerte que lleva encima. El texto del Levítico que hemos proclamado en la primera lectura nos recuerda la dureza de las leyes judías respecto a los contaminados de lepra. En primer lugar, son considerados impuros, es decir, pecadores. Y, por tanto, alejados de Dios. En segundo lugar, se les excluye de la vida social, son condenados a malvivir en la absoluta pobreza. La lepra es el signo externo de la maldición divina por el pecado. Cuando aquel leproso vio de cerca a Jesús, nada ni nadie podía contener las ansias de liberación, manifestadas en la súplica confiada de sus palabras: Si quieres, puedes limpiarme.

¡Qué encuentro tan hermoso! De un lado, el leproso que se acerca confiadamente a Jesucristo. De otro lado, el Señor, que, con una dulzura y una amabilidad infinitas, extiende su mano para curarle y le cura. La Iglesia nos hace fijarnos en ese contraste bellísimo de la miseria del leproso y de la amabilidad del Señor. ¿Quién podría expresar cómo iba el leproso corriendo cuando se enteró que pasaba cerca el Señor? ¿Quién podrá describir cómo le saltaba el corazón en el pecho de alegría y de confianza?

Y ahora debemos preguntarnos: ¿Vamos nosotros así a Dios? ¿Le pedimos así el remedio de nuestros males? Porque si le buscamos como el leproso, le encontraremos como él. Y le encontraremos con la infinita amabilidad con que el leproso le halló. Así termina el evangelio: aun así, a pesar de que el Señor se quedaba fuera de los pueblos, en el descampado, acudían a Él de todas partes; salían a su encuentro. La descripción que nos hace el evangelista nos descubre esa amabilidad. No en vano nos da todos los detalles. Porque no dice simplemente que el Señor le curó, como afirma en otras muchas ocasiones. Indica que extendió su divina mano para tocarle y de ese modo sanarle (Mc 1,41). Y aunque el beneficio principal consistía en darle la salud, no cabe duda que ese gesto supone una amabilidad mayor y está descrito para que conozcamos las amorosas profundidades de su divino Corazón.

Cómo no recordar este día, con este tema, a San Damián de Veuster, el popular padre Damián de Molokai, que experimentó en su propio cuerpo toda la fuerza del Evangelio, según el cual no hay mayor amor que dar la vida por los amigos. Los amigos del padre Damián eran los leprosos. Sobre todo, uno de ellos, Jesucristo, del que llega a decir San Pablo que se hizo como leproso, con tal de poder salvar a los hombres.
 

El padre Damián, deformado por la lepra, antes de su muerte, el 15 de abril de 1889, a los 49 años y tras dieciséis de estancia ente los leprosos, confinados en la isla de Molokai por orden del rey de los belgas.

Uno de los dramas de nuestros días es la inconsecuencia entre la fe y la vida. Se va por un camino en las obras y por otro en los convencimientos religiosos. No hay coherencia ni lealtad entre lo que se piensa y lo que se vive. Es como una pactada esquizofrenia en la que una doble vida, la interior y la exterior, desbarata al hombre y no le deja sentir el gozo interior de la paz.

El itinerario del padre Damián había sido el de acercarse a los leprosos, buscar a Cristo. Él recoge en sus escritos:
  • Yo pongo toda mi confianza en el Señor, que me ha querido como su siervo y me alimenta todos los días con su cuerpo y con su sangre en la Eucaristía.
  • El hombre no puede encontrar la verdadera felicidad si no es sirviendo a Dios durante el corto lapso de su vida.
  • La Eucaristía es la verdadera fuerza para todos nosotros. Sin la presencia continua de nuestro Divino Maestro en el altar de mis pobres capillas, jamás hubiera podido perseverar en quedarme con los leprosos de Molokai.
No tiene reparo en reconocer que el trabajo es suyo, pero que la fuerza viene de Cristo: Señor, si quieres, puedes limpiarme.

Esas divinas profundidades de amabilidad y de amor no acabamos nunca de comprenderlas. Juzgamos a Dios por nosotros mismos y queremos medirlo con nuestra propia medida, que es demasiado pequeña para medirlo a Él. De esa manera nos quedamos con un concepto pobrísimo de su misericordia y de su amor. Como si su Corazón fuera tan pobre como el nuestro...

Por eso tenemos que pedir al Señor no solo que nos ayude, sino que fije sus ojos benignamente en nuestra pequeñez y extienda hacia nosotros su mano bienhechora para protegernos. Tendremos así la protección de Dios y la infinita amabilidad de su Corazón…[2].

Nosotros, como el leproso, nos acercamos al Señor, aunque no estemos enfermos en el cuerpo, y le decimos: Señor, si quieres, necesito que me limpies. Se nos ofrecen los sacramentos. Enseguida la Cuaresma, que comenzamos este miércoles, nos invita a la renovación interior, para que nos limpiemos. Y no olvidemos que tenemos que acudir a visitar a nuestros enfermos, los verdaderos santuarios donde está Cristo presente. Con esta visita, con nuestro amor, con nuestra entrega, hacemos mucho más de lo que nos creemos. Sobre todo, imitamos a Cristo, que dice: Quiero, queda limpio.
 


PINCELADA MARTIRIAL
Recordamos hoy brevemente al Beato Tobías Borrás Romeu de los Hermanos de San Juan de Dios, que sufrió el martirio en la fiesta de la Virgen de Lourdes del año 1937.

Tobías nació el 14 de abril de 1861 en San Jorge, Castellón. Cuando era muy joven, con unos 23 años, se casó, pero el matrimonio apenas duró, ya que su esposa murió de cólera en la epidemia que asoló a España en los años ochenta  del siglo XIX. Al quedar viudo ingresa en la Orden en el mes de marzo de 1887. Presta los servicios hospitalarios en Ciempozuelos, Zaragoza, Carabanchel y Granada. De gran experiencia agrícola, en Ciempozuelos y en Carabanchel es encargado de las labores de agricultura, con gran sensibilidad caritativa con los enfermos que trabajan como laborterapia.
 

Solía decir: ¡Qué suerte tuvieron los mártires! Padecieron por poco tiempo y luego van a gozar de Dios por toda la eternidad. Arrestado, después de pasar en la cárcel durante tres meses entre penurias, el 2 de noviembre es liberado y evacuado a Valencia; viendo el hospital de Malvarrosa en manos de milicianos, se dirige a su pueblo natal y se queda con su hermano. En el comité local le arman una asechanza: preparan y le leen una supuesta carta del Hospital de Valencia en la que le invitan a ir. Contento, al día siguiente, 11 de febrero de 1937, se pone en camino, pero le salen al encuentro y es asesinado en el kilómetro 7, de la carretera de Vinaroz, Castellón. Tenía 75 años. Fue sepultado en una fosa común y no se conservan sus restos. Fue beatificado por el Papa Juan Pablo II en Roma el 25 de octubre de 1992.
 

[1] JUAN PABLO II, Orar. Su pensamiento espiritual,  pág. 43 (Barcelona, 1998).
[2] José Antonio ALDAMA, Homilías, Ciclo B (Granada, 1993).
Tu ayuda es vital para que Religión en Libertad vea la luz los 365 días del año
Volver arriba
Religión en Libertad te invita a salir

Religión en Libertad te invita a salir

Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Jorge López Teulón
Jorge López Teulón (Madrid 1970). Tras cursar los estudios eclesiásticos en el Seminario Mayor de San Ildefonso, recibe la ordenación sacerdotal, el 25 de junio 1995. Sus años de ministerio sacerdotal los ha desarrollado en la ciudad de Talavera de la Reina (Toledo). Delegado de Medios de Comunicación Social en la Vicaría de Talavera (1996-2005). Se le encargó durante un quinquenio (1998-2002) la retransmisión para el territorio nacional de la Misa dominical retransmitida por la Cadena COPE. Desde 1996 es el Capellán del Colegio Compañía de María de la Orden de Hijas de María Nuestra Señora en Talavera.

En el año 2002 fue nombrado Postulador de una Causa de más de 900 mártires de la persecución religiosa de 1936 a 1939, para la Provincia eclesiástica de Toledo y la diócesis de Ávila.

Ha creado la página www.persecucionreligiosa.es , primera página en lengua española dedicada exclusivamente a este tema.

También ha creado la página www.cardenaldonmarcelo.es

Jorge López Teulón, [email protected], es autor, editor y responsable del Blog Victor in vínculis, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO
MAYO 2018

El Cardenal de los Mártires de Barbastro

Pentecostés (B) y pincelada martirial

Madrid, 2003. San Juan Pablo II (12)

San Juan Pablo II en el NO-DO

La Ascensión (B) y pincelada martirial

Desde Polonia (1)

Roma, 2001. San Juan Pablo II (11)

VI Domingo de Pascua (B) y pincelada martirial

La masacre de Paracuellos

Esparza y el Valle de los Caídos
ABRIL 2018

Esparza nos explica las matanzas de Paracuellos

V Domingo de Pascua (B) y pincelada martirial

Esparza nos explica las checas

Esparza nos explica la quema de conventos de 1931

Imitar a San Jorge

Cristo, Pastor bueno, por Don Marcelo

Jorge Loring (+1936)

San Ramón Nonato, 1936

III Domingo de Pascua (B) y pincelada martirial

Vidal i Barraquer (1858-2018)

@dar_la_vida

Román Saiz de Requena (y 2)

Don León Chicote Pozo, descanse en paz

Román Saiz de Requena (1)

Domingo de la Divina Misericordia y pincelada martirial

Roma, 1999. San Juan Pablo II (10)

My God, what a morning!

Ver posts de otros meses

MARZO 2018 (16 artículos)

FEBRERO 2018 (15 artículos)

ENERO 2018 (16 artículos)

DICIEMBRE 2017 (16 artículos)

NOVIEMBRE 2017 (16 artículos)

OCTUBRE 2017 (27 artículos)

SEPTIEMBRE 2017 (24 artículos)

AGOSTO 2017 (17 artículos)

JULIO 2017 (21 artículos)

JUNIO 2017 (14 artículos)

MAYO 2017 (18 artículos)

ABRIL 2017 (23 artículos)

MARZO 2017 (23 artículos)

FEBRERO 2017 (19 artículos)

ENERO 2017 (18 artículos)

DICIEMBRE 2016 (15 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (18 artículos)

OCTUBRE 2016 (24 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (11 artículos)

AGOSTO 2016 (13 artículos)

JULIO 2016 (17 artículos)

JUNIO 2016 (30 artículos)

MAYO 2016 (31 artículos)

ABRIL 2016 (23 artículos)

MARZO 2016 (12 artículos)

FEBRERO 2016 (5 artículos)

ENERO 2016 (14 artículos)

DICIEMBRE 2015 (10 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (10 artículos)

OCTUBRE 2015 (20 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (7 artículos)

AGOSTO 2015 (9 artículos)

JULIO 2015 (11 artículos)

JUNIO 2015 (13 artículos)

MAYO 2015 (13 artículos)

ABRIL 2015 (13 artículos)

MARZO 2015 (10 artículos)

FEBRERO 2015 (8 artículos)

ENERO 2015 (14 artículos)

DICIEMBRE 2014 (13 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (13 artículos)

OCTUBRE 2014 (11 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (12 artículos)

AGOSTO 2014 (15 artículos)

JULIO 2014 (10 artículos)

JUNIO 2014 (12 artículos)

MAYO 2014 (20 artículos)

ABRIL 2014 (26 artículos)

MARZO 2014 (9 artículos)

FEBRERO 2014 (9 artículos)

ENERO 2014 (10 artículos)

DICIEMBRE 2013 (10 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (12 artículos)

OCTUBRE 2013 (13 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (11 artículos)

AGOSTO 2013 (10 artículos)

JULIO 2013 (9 artículos)

JUNIO 2013 (8 artículos)

MAYO 2013 (11 artículos)

ABRIL 2013 (9 artículos)

MARZO 2013 (8 artículos)

FEBRERO 2013 (9 artículos)

ENERO 2013 (14 artículos)

DICIEMBRE 2012 (18 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (17 artículos)

OCTUBRE 2012 (16 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (10 artículos)

AGOSTO 2012 (12 artículos)

JULIO 2012 (8 artículos)

JUNIO 2012 (11 artículos)

MAYO 2012 (6 artículos)

ABRIL 2012 (9 artículos)

MARZO 2012 (9 artículos)

FEBRERO 2012 (6 artículos)

ENERO 2012 (9 artículos)

DICIEMBRE 2011 (13 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (36 artículos)

OCTUBRE 2011 (32 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (35 artículos)

AGOSTO 2011 (47 artículos)

JULIO 2011 (23 artículos)

JUNIO 2011 (8 artículos)

MAYO 2011 (7 artículos)

ABRIL 2011 (8 artículos)

MARZO 2011 (9 artículos)

FEBRERO 2011 (9 artículos)

ENERO 2011 (9 artículos)

DICIEMBRE 2010 (11 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (12 artículos)

OCTUBRE 2010 (8 artículos)

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS