Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
Los blogs de Religión en Libertad
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
Inicio / Blog

Decálogo del médico

Luces en mi agenda

11 febrero 2018

TAGS Evangelización

Hoy se celebra la Jornada Mundial del Enfermo, con el lema Acompañar a la familia en la enfermedad, con el que se pretende, entre otros fines, reclamar la atención sobre el importante papel que tiene la familia en la atención al enfermo, y dar a conocer las necesidades que le surgen en la situación de enfermedad. En los momentos más difíciles, la familia es el bálsamo necesario para seguir adelante con esperanza, para acompañar en el sufrimiento. Y junto al enfermo y la familia, cómo no, la labor de los médicos. Puede resultar interesante, en esta jornada, recordar aquel «decálogo del enfermo» que nos dejó Salomón ben Maimón, Maimónides, médico y filósofo cordobés, autor de varias obras científicas, teológicas y filosóficas. Maimónides escribió su decálogo en forma de plegaria. «Primero, llena mi alma de amor por el arte y sus criaturas; segundo, no permitas que la sed de lucro y la ansiedad de gloria influyan en el ejercicio de mi profesión, pues, como enemigos de la verdad y del amor al prójimo, fácilmente podrían alucinarme y apartarme del noble deber de hacer bien a tus hijos; tercero, sostén las fuerzas de mi corazón para que siempre se halle dispuesto a servir a ricos y a pobres, a amigos y a enemigos, a buenos y a malvados; cuarto, haz que yo no vea en quien sufre sino al prójimo, que mi espíritu permanezca siempre claro junto al lecho del paciente, sin pensamiento extraño alguno capaz de distraerlo para que recuerde todo cuanto la ciencia y la experiencia me hayan enseñado, pues son grandes y sublimes las investigaciones científicas cuyo objeto es conservar la salud y la vida de tus criaturas; quinto, induce a mis enfermos a confiar en mí y en mi profesión, a obedecer mis prescripciones y consejos; sexto, aleja de ellos la turba de charlatanes, de parientes y de intrusos, cuyas miles de opiniones, inspiradas por la vanidad y la presunción de saberlo todo, los hacen casta peligrosa que frecuentemente perturba y daña las mejores intenciones del arte y conduce hacia la muerte de las criaturas; séptimo, si los ignorantes me critican y se mofan, hazme una coraza de amor al arte que me conserve invulnerable para perseverar en la verdad a despecho del prestigio, de la edad y de la fama de mis enemigos; octavo, Dios mío, concédeme paciencia e indulgencia ante los enfermos tercos y malcriados; noveno, hazme siempre moderado, insaciable solamente en el amor a mi ciencia; aleja de mí la pretensión de saber y de poderlo todo; décimo, dame fuerza, voluntad y ocasión para acrecentar incesantemente mis conocimientos y descubrir en mi labor los errores ayer no sospechados, pues es grande el arte y en él puede penetrar más y más el espíritu del hombre».
Tu ayuda es vital para que Religión en Libertad vea la luz los 365 días del año
Volver arriba
Religión en Libertad te invita a salir

Religión en Libertad te invita a salir

Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Antonio Gil Moreno
Antonio Gil Moreno, sacerdote y periodista, Licenciado en Teología, miembro de la Real Academia de Córdoba, y profesor del Instituto Superior de Ciencias Religiosas “Victoria Díez”, de la Diócesis de Córdoba, ha dedicado su vida a sus dos principales vocaciones: la del sacerdocio y la del periodismo. Como periodista ha sido durante treinta y tres años, delegado diocesano de Medios de Comunicación Social;director del primer periódico de información religiosa en la comunidad autónoma, "Iglesia en Andalucía"; Subdirector del diario "Córdoba" y corresponsal de Ecclesia. Asimismo, en su dimensión de escritor, ha publicado numerosos libros, entre otros,Meditaciones en el AVE (San Pablo), Meditaciones para buscadores de Dios (San Pablo), Meditaciones para periodistas y poetas (Almuzara), y en la Editorial Paulinas: Páginas para encontrarte con Dios, Susurros de Dios, El perfume de la fe, El Evangelio de las pequeñas noticias y Besos de Dios a medianoche. Actualmente, es canónigo de la Santa Iglesia Catedral, de Córdoba.

Antonio Gil Moreno, es autor, editor y responsable del Blog Luces en mi agenda, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO
MAYO 2018

Decálogo para las comunicaciones sociales
ABRIL 2018

Decálogo periodístico de la santidad

Resucitemos las "zonas muertas" de nuestra vida

Ver posts de otros meses

FEBRERO 2018 (3 artículos)

ENERO 2018 (2 artículos)

DICIEMBRE 2017 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2017 (3 artículos)

OCTUBRE 2017 (3 artículos)

FEBRERO 2015 (1 artículos)

DICIEMBRE 2014 (2 artículos)

OCTUBRE 2014 (1 artículos)

AGOSTO 2014 (1 artículos)

JUNIO 2014 (2 artículos)

MAYO 2014 (1 artículos)

ABRIL 2014 (3 artículos)

MARZO 2014 (1 artículos)

FEBRERO 2014 (1 artículos)

ENERO 2014 (2 artículos)

DICIEMBRE 2013 (3 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (2 artículos)

OCTUBRE 2013 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (1 artículos)

AGOSTO 2013 (1 artículos)

JULIO 2013 (3 artículos)

JUNIO 2013 (2 artículos)

MAYO 2013 (3 artículos)

ABRIL 2013 (5 artículos)

MARZO 2013 (3 artículos)

FEBRERO 2013 (3 artículos)

ENERO 2013 (3 artículos)

DICIEMBRE 2012 (3 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (2 artículos)

OCTUBRE 2012 (3 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (3 artículos)

AGOSTO 2012 (2 artículos)

JULIO 2012 (3 artículos)

JUNIO 2012 (2 artículos)

MAYO 2012 (3 artículos)

ABRIL 2012 (2 artículos)

MARZO 2012 (2 artículos)

FEBRERO 2012 (3 artículos)

ENERO 2012 (2 artículos)

DICIEMBRE 2011 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (4 artículos)

OCTUBRE 2011 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (3 artículos)

AGOSTO 2011 (4 artículos)

JULIO 2011 (2 artículos)

JUNIO 2011 (2 artículos)

MAYO 2011 (3 artículos)

ENERO 2011 (2 artículos)

DICIEMBRE 2010 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (1 artículos)

AGOSTO 2010 (1 artículos)

JULIO 2010 (1 artículos)

JUNIO 2010 (2 artículos)

MAYO 2010 (1 artículos)

ABRIL 2010 (3 artículos)

MARZO 2010 (3 artículos)

FEBRERO 2010 (3 artículos)

ENERO 2010 (3 artículos)

DICIEMBRE 2009 (5 artículos)

NOVIEMBRE 2009 (5 artículos)

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS