Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.

Miércoles, 13 de diciembre de 2017

  Donar HEMEROTECA CONTACTO REGALA REL SUSCRÍBETE
Religión en Libertad
Inicio / Personajes
Una empresa de ética católica y un libro especial le transformaron

Bajo las bombas nazis se declaró ateo… pero hoy, con 86 años, es un sacerdote misionero incansable

Bajo las bombas nazis se declaró ateo… pero hoy, con 86 años, es un sacerdote misionero incansable
Jack Soulsby bendice a una mujer en Sudán - ha predicado mucho en países africanos

P.J.G./ReL

6 diciembre 2017

Jack Soulsby tenía 10 años cuando la Alemania nazi bombardeaba Londres. Fue el llamado "Blitz": 8 meses de bombardeos seguidos, de septiembre de 1940 a mayo de 1941. Londres fue atacada en 71 ocasiones por la Luftwaffe, la Fuerza Aérea alemana. También lo fueron otras 15 ciudades inglesas. Un millón de hogares resultaron destruidos. Se calcula que unos 40.000 civiles murieron, la mitad en Londres.

Allí estaba el pequeño Jack, sufriendo las bombas y temiendo por su madre y sus hermanas, una familia católica llegada a Londres desde Cornualles.


 
 Un refugio en el metro de Londres en 1941   

“Las bombas iban a por mí y a por mi madre y a por mis dos hermanas, a las que quería mucho, y si Dios existía, Él podría pararlas, pero las bombas no se detenían y así supe que Dios no existía”, recuerda 76 años después, en un hospital australiano, contando la historia de su vida y su fe al The Catholic Leader.

Nueva vida en Australia... y una empresa especial
Con 25 años, Jack llegó a Australia con su familia. Por entonces no creía en Dios. Se graduó como ingeniero civil y entró como becario en Gutteridge Haskins&David, una empresa de ingeniería muy especial. Su director, Geoffrey Davey era un católico devoto, incluso recibiría una condecoración papal.

“Creo que podemos resumirlo diciendo que aquella empresa era una suma de los principios sociales católicos en acción”, dice Jack.  “La calidad de ese hombre impregnaba toda la organización, y los valores de la organización eran los más altos valores católicos”.

En la biblioteca de Davey el 99% de los libros eran de ingeniería. Pero Jack tomó con curiosidad uno que no lo era, que era de religión: “El armazón de un Estado católico”, del jesuita E.Cahill.

Tres líneas del libro llamaron su atención, cambiaron su vida y las ha predicado y repetido después en muchos países y encuentros. La frase decía:

“El hombre tiene dentro de sí una cierta naturaleza que debe descubrir, y de esa naturaleza brotan todos los derechos que pueda disfrutar y todos los deberes que ha de realizar”.

“Era mi primer contacto con la ley moral natural”, explica Jack. Dice que solo con la palabra “descubrir” él puede impartir seminarios y retiros. Porque él descubrió poco a poco muchas cosas.



  Jack Soulsby se hizo sacerdote y misonero itinerante

El descubrimiento de la Trinidad en el corazón
“Descubrí que el bautismo era la Trinidad que vivía en mí y me inundaba. Descubrí que el Padre vivía en mí, que era mi Padre como lo era de Cristo, qué gran descubrimiento. Descubrí que Jesús, día tras día, brotaba de mí, por cortesía de Dios Padre. Y el siguiente gran descubrimiento: que Jesús, Rey de Reyes, vive dentro de mí, toda mi vida. Me pregunté: ¿y qué hace en mi interior? Y me llegó rápido la respuesta: ‘me he casado contigo, soy el novio, tú eres la novia’. El Cantar de los Cantares”.

Y la tercera parte: el Espíritu Santo. “Me hace creativo, como Él, está vivo en mí, siempre ha estado; esto me da un volcán de gratitud”.


 
 En un Seminario de Vida en el Espíritu en Singapur 

Misa, formación... y vocación
El libro cambió su vida. Volvió a ir a misa, algo que no había hecho durante 17 años. Después encontró un anuncio que decía: “Academia Aquinas: escuela de filosofía y teología para adultos católicos insatisfechos con una apreciación infantil de su fe”. Y se apuntó. Acudió a sus clases cada noche, cuatro días a la semana, durante cinco años.

Además, el sacerdote marista que daba las enseñanzas le gustó. Y quiso ser como él: un marista que compartiese la fe.

Se hizo marista y sacerdote y sirvió en parroquias y escuelas.

Al pasar el tiempo se dio cuenta de que él quería ser evangelizador a tiempo completo. ¿Por qué hacer retiros para alejados o para avivar a los tibios solo en fin de semana? ¿Por qué no dedicarse a eso toda la semana? Sus superiores le dieron permiso.

Predicador itinerante en 98 países
Así se convirtió en un predicador itinerante, de país en país y de retiro en retiro. Ha estado en cada diócesis australiana varias veces, y en 98 países, detalla.

“Me especializo en países del tercer mundo: sea Sudán, Uganda o Ruanda, o en la guerra, donde la gente vive un infierno”, afirma.



Buena parte de su apostolado lo realiza en encuentros de la Renovación Carismática y en sus clásicos Seminarios de Vida en el Espíritu. Siempre dice que la gente en el tercer mundo tiene muchas necesidades, pero la mayor necesidad es descubrir el tesoro oculto en su corazón, la vida en abundancia que brota del amor de Dios.

Salir del hospital y seguir con 86 años
Ahora pasa un tiempo en el hospital, a sus 86 años, pero dice que se va a poner bien y va a volver a predicar y contagiar la fe. Habla como un poeta y tiene mil imágenes para compartir. “La fe me permite sentarme en las rodillas de mi Padre. Me permite bailar un vals con Jesús. Me permite besar y abrazar a María. Por la fe, hago mío el coraje, también en este hospital”, afirma.

“Antes tenía envidia de los que pudieron sentarse a escuchar a Jesús, a sus pies. Pero ya no la tengo, porque la fe me dice que puedo hacerlo siempre que quiera”, afirma.
Religión en Libertad existe gracias a tu ayuda
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
1 COMENTARIO
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.

Comentarios

RockyMarciano
06/12/2017
Su jefe, Geoffrey Davey, también fue ingeniero y sacerdote.

Geoffrey Davey trabajó como ingeniero consultor, enviudó y marchó a Roma a estudiar teología. Se ordenó a los 64 años y fue sacerdote en una iglesia proyectada por una arquitecta que era... su mujer. Murió a los 68 años.
https://en.wikipedia.org/wiki/Geoffrey_Davey

Había sido condecorado con la pontifica Orden de San Gregorio Magno y con la Orden del Imperio Británico. Que Dios tenga en su gloria a Davey y bendiga al padre Jack Soulsby.

Las noticias más leídas

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS