Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
Los blogs de Religión en Libertad
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
Inicio / Blog

Ofrecernos (1ª participación interior)

Corazón Eucarístico de Jesús

16 abril 2018

Veíamos en una anterior catequesis que la participación interna, interior, de los fieles, de todos los fieles, se fundamentaba en unas disposiciones internas. Ahora tenemos que detenernos en verlas.
 
Participar interiormente es, primero, ofrecernos; ofrecer y ofrecernos a Dios, entregándonos a Él como hostia viva, santa, agradable a Dios; ofrecer y ofrecernos como oblación perenne, como ofrenda permanente.
 
a) Ofrecernos
 
 
            La participación interior conduce a ofrecernos con Cristo al Padre para vivir su voluntad. Expropiados de nosotros mismos, como la Virgen María, esclava del Señor, dejamos que el Señor tome todo y disponga en nosotros, según su plan de amor.
 
            -Lo que Él nos da
 
            Cuanto tenemos, lo hemos recibido (cf. 1Co 4,7). Es don y gracia del Señor. Incluso nosotros mismos somos un regalo de Quien nos ha creado por amor, nos ha redimido y nos da el ser hijos suyos. En el pan y en el vino se concretan todos los dones que Dios nos ha entregado, de manera que en la liturgia le ofrecemos, realmente, de lo que lo Él nos ha dado; así reza, por ejemplo, el Canon romano: “te ofrecemos, de los mismos bienes que nos has dado, el sacrificio”, “de tuis donis ac datis”. Reconocemos así que todo nos viene dado, que es gracia y amor. “Acepta, Señor, los dones que te presenta la Iglesia y que tú mismo le diste para que pueda ofrecértelos”[1]; “te presentamos, Señor, estos dones que tú mismo nos diste para ofrecer en tu presencia”[2].
 
            La primacía la tiene el Señor, y así la liturgia, una vez más, nos revela que es teocéntrica, es decir, que su centro es Dios y no el protagonismo del hombre, y que cuanto podemos ofrecerle es porque Él nos lo ha dado, no por nuestros compromisos y logros. No es una manifestación de nuestro poder humano (¿acaso construiremos Babel?), sino la ofrenda pura de reconocimiento de su bondad (Abel así lo hizo). “Te ofrecemos, Señor, estos dones que tú mismo nos diste; haz que lleguen a ser para nosotros prueba de tu providencia sobre nuestra vida mortal”[3].
 
 
            Es la generosidad de Dios la que se pone de relieve, poniendo en nuestras manos la ofrenda que Él espera: “recibe, Señor, las ofrendas que podemos presentar gracias a tu generosidad”[4]; y aquí se produce un admirable intercambio –como lo llaman los Padres de la Iglesia- porque en esa ofrenda que entregamos recibimos a cambio al mismo Cristo: “para que, al ofrecerte lo que tú nos diste, merezcamos recibirte a ti mismo”[5].
 
            Dios mismo ha instituido este sacrificio espiritual, el sacrificio eucarístico, para que pudiéramos ofrecer: “recibe, Señor, este sacrificio que tú mismo has querido que te ofreciéramos”[6]; “Señor, Dios nuestro, tú mismo nos das lo que hemos de ofrecerte”[7].
 
            -Nosotros nos entregamos
 
            Los dones eucarísticos, pan y vino, que se llevan en procesión al altar, constituyen la ofrenda de cada uno de los fieles, de su propia vida y corazón. Nosotros mismos nos entregamos a Dios en el altar: “Haz, Señor, que te ofrezcamos siempre este sacrificio como expresión de nuestra propia entrega[8]. Las ofrendas (solamente el pan y el vino llevados al altar) poseen un alto sentido espiritual: en ellos están contenidos místicamente los fieles que se ofrecen con Cristo: “Te rogamos, Señor, que nuestra vida sea conforme con las ofrendas que te presentamos”[9]. La entrega cotidiana al plan de Dios, el trabajo santificador, la obediencia amorosa a su voluntad, se presentan en el altar: “acepta, Señor, estas ofrendas, signo de nuestra entrega a tu servicio”[10].
           
            Ese ofrecimiento nos convierte en víctimas con Cristo Víctima, en sacerdotes por el bautismo junto con el Sacerdote Eterno, Jesucristo, y esto no sólo un momento, sino como una situación permanente, constante: “santifica, Señor, estos dones que te presentamos, y transfórmanos por ellos en ofrenda perenne a tu gloria”[11], “santifica, Señor, estos dones, acepta la ofrenda de este sacrificio espiritual y a nosotros transfórmanos en oblación perenne[12]. “La ofrenda que te presentamos nos transforme a nosotros, por tu gracia, en oblación viva y perenne[13].
 
            Seremos entonces un sacrificio, una ofrenda agradable a Dios: “Concédenos, por la eficacia de este sacrifico, llegar a transformarnos en ofrenda agradable a tus ojos”[14]; “concédenos… convertirnos en sacrificio agradable a ti, para la salvación de todo el mundo”[15]; “que su eficacia nos purifique de nuestros pecados, para que podamos presentarnos a ti como ofrenda agradable a tus ojos”[16].
 
            -Unidos a la ofrenda de Cristo mismo
 
            Ofrecidos, como víctimas para alabanza de su gloria, estaremos unidos con Cristo para hacer, siempre y en todo, la voluntad del Padre: “haz que unida [la Iglesia] a Cristo, su cabeza, se ofrezca con él a tu divina majestad y cumpla tu voluntad”[17]. Nuestra ofrenda cobra valor cuando está unida a Cristo, cuando la incluimos en la ofrenda que hizo Cristo de sí mismo. “Haz que en perfecta unión con él [Cristo], te ofrezcamos una digna oblación”[18], “Jesucristo, nuestro Mediador, te haga aceptables estos dones, Señor, y nos presente juntamente con él como ofrenda agradable a tus ojos”[19].
 
            -Es el mayor culto que tributamos
 
            La ofrenda del sacrificio eucarístico, que es la ofrenda del mismo Cristo al Padre en su sacrificio, nos implica a nosotros, participantes. Junto al sacrificio de Cristo en la Eucaristía va nuestro propio sacrificio y ofrenda. Aquí se muestra el mayor culto que podemos tributar a Dios: la ofrenda eucarística, el sacrificio de Cristo “a ti Dios, Padre omnipotente, en la unidad del Espíritu Santo”. Ofrecemos el mismo sacrificio de Cristo al Padre: “mira, Señor, los dones de tu Iglesia, que no son oro, incienso y mirra, sino Jesucristo, tu Hijo, al que aquellos dones representaban y que ahora se inmola y se nos da en comida”[20]. El sacrificio de la Eucaristía, que es de Cristo y de su Iglesia, es el mayor culto, la liturgia perfecta, que podamos ofrecer: “acepta, Señor, en la fiesta solemne de la Navidad esta ofrenda que nos reconcilia contigo de modo perfecto, y que encierra la plenitud del culto que el hombre puede tributarte”[21]. Y este mayor culto nos reconcilia con Dios: “Señor, que esta oblación, en la que alcanza su plenitud el culto que el hombre puede tributarte, restablezca nuestra amistad contigo”[22].
 
            -Presentamos todo lo que vivimos
 
            Lo que somos, lo que hacemos, lo que vivimos; el dolor y la alegría, el trabajo y el apostolado, la mortificación y los sacrificios, todo queda incluido en la ofrenda del altar y en la ofrenda del pan y del vino se contiene todo lo nuestro: “te pedimos, Señor, que quienes nos disponemos a celebrar los santos misterios, tengamos la alegría de poder ofrecerte, como fruto de nuestro penitencia cuaresmal, un espíritu plenamente renovado[23].
 
            Nuestro trabajo es el modo de santificación de lo cotidiano en el mundo, y así el trabajo diario es materia que se ofrece en el altar de Dios: “acepta, Señor, los dones de tu Iglesia en oración, y haz que, por el trabajo del hombre que ahora te ofrecemos, merezcamos asociarnos a la obra redentora de Cristo”[24]. Todo lo humano es incluido en la ofrenda al Padre con Cristo: “recibe, Señor, los dones que te presentamos confiados y haz que nuestras tristezas y amarguras lleguen a tener ante tus ojos el valor de un sacrificio verdadero[25].
 
            La Eucaristía nos convierte en “ofrenda permanente”, “víctimas vivas para alabanza de tu gloria”. Esa participación interior de los fieles nos convierte en ofrendas vivas al Señor, oblación perenne. Es el sentido espiritual de la participación interior que queda, además, subrayado por los distintos formularios de la monición sacerdotal:
 
“Orad, hermanos, para que este sacrificio mío y vuestro sea agradable a Dios, Padre todopoderoso”.
 
“Orad, hermanos, para que llevando al altar los gozos y las fatigas de cada día, ofrezcamos el sacrificio agradable a Dios, Padre todopoderoso”.
 
“En el momento de ofrecer el sacrificio de toda la Iglesia, oremos a Dios, Padre todopoderoso”.
 
[1] OF (: Oración sobre las ofrendas), 21 diciembre.
[2] OF, Miérc. I Cuar.
[3] OF, Martes IV Cuar.
[4] OF, XVII Dom. T. Ord.
[5] OF, XX Dom. T. Ord.
[6] OF, Miérc. VII Pasc.
[7] OF, VIII Dom. T. Ord.
[8] OF, Dom. III Adv.
[9] OF, Dom. I Cuar.
[10] OF, Lunes I Cuar.
[11] OF, Stma. Trinidad.
[12] OF, Sábado II Pasc.
[13] OF, Común de Santa María, II.
[14] OF, San Vicente de Paúl, 27 de septiembre.
[15] OF, San Andrés Kim Taegon, 20 de septiembre.
[16] OF, Sábado después de ceniza.
[17] OF, Por la Iglesia, D.
[18] OF, Votiva Sgdo. Corazón.
[19] OF, Jesucristo, sumo y eterno sacerdote.
[20] OF, Epifanía.
[21] OF, Natividad, Misa del día.
[22] OF, 23 de diciembre.
[23] OF, Lunes V Cuar.
[24] OF, Por la santificación del trabajo, B.
[25] OF, En cualquier necesidad, B.
Religión en Libertad es gratis… pero necesita de tu ayuda para que siga existiendo
Volver arriba
Religión en Libertad te invita a salir

Religión en Libertad te invita a salir

Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Javier Sánchez Martínez
Javier Sánchez Martínez, sacerdote de la diócesis de Córdoba, ordenado el 26 de junio de 1999. Ha ejercido el ministerio sacerdotal en varias parroquias, en el Centro de Orientación Familiar de Lucena (Córdoba) y como capellán de Monasterios. Ha predicado retiros, tandas anuales de Ejercicios espirituales a seglares, religiosas y Seminarios e impartido diversos cursos de formación litúrgica; asimismo publica artículos en distintas revistas como "Pastoral Litúrgica" y boletines de formación de ANE Y ANFE.

Licenciado en Teología, especialidad liturgia, por la Universidad Eclesiástica San Dámaso (Madrid), es vicario parroquial de Santa Teresa de Córdoba, profesor del I.S.CC.RR. "Victoria Díez", profesor para la formación permanente de religiosas y vida consagrada, y miembro del Equipo diocesano de Liturgia.

Javier Sánchez Martínez, es autor, editor y responsable del Blog Corazón Eucarístico de Jesús, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO
NOVIEMBRE 2014

Teología, canto, redención

Sacerdocio bautismal que ofrece

Converger a un centro

Objeciones a la fe

El apostolado entraña dificultades

Sencillamente, rezar

Ofrecer la centralidad del cristianismo

Magisterio sobre la evangelización (XI)

La fe ofrece la enfermedad y el sufrimiento

Raíces de nuestra cultura europea

La historia de la Iglesia es una historia de santos

Ver posts de otros meses

MAYO 2018 (6 artículos)

ABRIL 2018 (8 artículos)

MARZO 2018 (8 artículos)

FEBRERO 2018 (6 artículos)

ENERO 2018 (7 artículos)

DICIEMBRE 2017 (6 artículos)

NOVIEMBRE 2017 (6 artículos)

OCTUBRE 2017 (6 artículos)

SEPTIEMBRE 2017 (6 artículos)

AGOSTO 2017 (7 artículos)

JULIO 2017 (6 artículos)

JUNIO 2017 (6 artículos)

MAYO 2017 (6 artículos)

ABRIL 2017 (6 artículos)

MARZO 2017 (6 artículos)

FEBRERO 2017 (6 artículos)

ENERO 2017 (6 artículos)

DICIEMBRE 2016 (7 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (8 artículos)

OCTUBRE 2016 (7 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (8 artículos)

AGOSTO 2016 (8 artículos)

JULIO 2016 (8 artículos)

JUNIO 2016 (7 artículos)

MAYO 2016 (7 artículos)

ABRIL 2016 (8 artículos)

MARZO 2016 (11 artículos)

FEBRERO 2016 (9 artículos)

ENERO 2016 (11 artículos)

DICIEMBRE 2015 (9 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (10 artículos)

OCTUBRE 2015 (10 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (10 artículos)

AGOSTO 2015 (10 artículos)

JULIO 2015 (10 artículos)

JUNIO 2015 (9 artículos)

MAYO 2015 (10 artículos)

ABRIL 2015 (10 artículos)

MARZO 2015 (13 artículos)

FEBRERO 2015 (9 artículos)

ENERO 2015 (11 artículos)

DICIEMBRE 2014 (11 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (11 artículos)

OCTUBRE 2014 (12 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (11 artículos)

AGOSTO 2014 (11 artículos)

JULIO 2014 (11 artículos)

JUNIO 2014 (10 artículos)

MAYO 2014 (11 artículos)

ABRIL 2014 (7 artículos)

MARZO 2014 (7 artículos)

FEBRERO 2014 (3 artículos)

DICIEMBRE 2012 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (8 artículos)

OCTUBRE 2012 (3 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (11 artículos)

AGOSTO 2012 (10 artículos)

JUNIO 2012 (2 artículos)

MAYO 2012 (6 artículos)

ABRIL 2012 (6 artículos)

MARZO 2012 (10 artículos)

FEBRERO 2012 (9 artículos)

ENERO 2012 (9 artículos)

DICIEMBRE 2011 (9 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (11 artículos)

OCTUBRE 2011 (9 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (8 artículos)

AGOSTO 2011 (4 artículos)

JULIO 2011 (7 artículos)

JUNIO 2011 (4 artículos)

MAYO 2011 (6 artículos)

ABRIL 2011 (3 artículos)

MARZO 2011 (2 artículos)

FEBRERO 2011 (4 artículos)

ENERO 2011 (4 artículos)

DICIEMBRE 2010 (10 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (6 artículos)

OCTUBRE 2010 (6 artículos)

SEPTIEMBRE 2010 (4 artículos)

AGOSTO 2010 (6 artículos)

JULIO 2010 (9 artículos)

JUNIO 2010 (9 artículos)

MAYO 2010 (13 artículos)

ABRIL 2010 (12 artículos)

MARZO 2010 (10 artículos)

FEBRERO 2010 (7 artículos)

ENERO 2010 (13 artículos)

DICIEMBRE 2009 (15 artículos)

NOVIEMBRE 2009 (13 artículos)

OCTUBRE 2009 (3 artículos)

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS