Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
Religión en Libertad
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familiaOtras noticias Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeos
  Domingo, 31 de agosto de 2014 | 11:47 Suscríbete a ReLRegala ReLDifúndenosContactoHemerotecaAYUDA A REL 
Buscar
Así lo afirma el historiador francés Christian Renoux
San Francisco no escribió la famosa «Oración por la paz»: fue un cura en 1912
Renoux, historiador reveló en un estudio titulado «La oración por la paz atribuida a san Francisco», una verdadera «sorpresa»: que la famosa «Oración simple de la paz», rezada por católicos, anglicanos o luteranos, no es, como se creía universalmente, una oración de san Francisco de Asís.
Actualizado 25 agosto 2011  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Jose Ángel Agejas/ReL   
 Francisco de Asís cogió el Evangelio por las solapas
 Primeros mártires franciscanos
Su autor es un cura llamado Esther Auguste Bouquerel, y apareció en 1912. Todos conocen la llamada «Oración simple», esa que dice: «Señor, haz de mí un instrumento de tu paz. Que donde haya odio, lleve yo amor... » y que todos atribuyen al autor del Cántico de las Creaturas, aunque historiadores y expertos siempre han sabido que una oración tan sugerente no era franciscana.

De hecho tiene, como mucho, un siglo de antigüedad, y ni siquiera fue compuesta por un franciscano. Que haya sido atribuida al Poverello se debe al hecho accidental de que en 1918 se imprimió en la ciudad francesa de Reims detrás de una estampa del santo de Asís.

Una oración de un cura
La investigación de Christian Renoux, llevada a cabo con todo el rigor, llega a los siguientes resultados: el documento más antiguo en el que se encuentra impresa la oración es de 1912, en la revista francesa «La Clochette» (La Campanilla), que era el boletín mensual de la Liga de la Santa Misa.

Aparece como anónima, aunque puede atribuirse al director del boletín, el sacerdote y fecundo escritor Esther Auguste Bouquerel. La estrofa fue tomada por otra revista francesa, y al poco tiempo, en 1916, apareció nada menos que en la primera página de «LOsservatore Romano», que la lanzó internacionalmente como invocación por la paz.

Fue en 1918 cuando el padre capuchino Etienne Benoit imprimió el texto de la oración en el reverso de una estampa con la imagen de san Francisco, dirigida a los miembros de la Orden Tercera. Al pie de la oración escribió: «Esta oración resume maravillosamentea la fisonomía externa del verdadero hijo de san Francisco». Ése puede ser considerado el origen de la confusión que, curiosamente, aparece documentalmente por primera vez en una publicación protestante de 1927. Los católicos rechazaron semejante falsa paternidad durante mucho tiempo, por lo menos hasta los años cincuenta, según el concienzudo estudio del historiador francés.

Un éxito ecuménico sorprendente
Y es que esta «supuesta» oración de San Francisco ha sido rezada por Juan Pablo II en el primer encuentro interconfesional de oración por la paz de 1986, e incluso parece que se leyó en la ceremonia de fundación de la ONU en 1945. La han rezado también desde la Madre Teresa de Calcuta a dom Helder Camara, desde Bill Clinton a Desmond Tutu, pasando por la princesa Diana de Gales...

Aunque fuera escrita siete siglos después de que san Francisco dejara este mundo, el fracaso de quien intente negarle su paternidad está casi asegurado. Pero hay que ser justos. Una atribución apócrifa no se puede hacer a la ligera sin dañar seriamente el legado franciscano. Aunque es un himno a la paz, como señala el Padre Willibrord. Christian van Dijk, un capuchino que ha estudiado durante cuarenta años la historia de esta oración, afirmó que es extraño que «un santo que pasa por ser un gran místico cristiano escribiera un texto que no se dirige a Jesucristo, que ni siquiera lo nombra, y en el que no hay ninguna cita bíblica». De hecho todas las oraciones auténticas del santo son frases tomadas de las Escrituras o de la liturgia.
¿Te ha gustado este artículo? Coméntaselo a tus amigos y conocidos:
en twitter
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Lo más leído
1 «El tercer camino»: testimonios de esperanza que cambian la forma de entender la homosexualidad
2 De una de las juderías más bonitas de la Península: la de Castelo de Vide
3 Cuando un gran rabino consoló con la Cruz a un soldado moribundo y murió en brazos de un jesuita
4 Los abortistas reconvierten su propio lenguaje: «¡Dejad de considerarlo "una decisión difícil"!»
5 Termómetro de persecución religiosa del mes de agosto
6 Benedicto XVI sorprende a los obispos cubanos y reza el Rosario con ellos en los jardines vaticanos
7 San Juan Bautista, emisario del Señor.
8 El carisma fundacional es la clave
9 La postmodernidad y la cruz. Tomás de Kempis
10 «The Giver: El Dador de Recuerdos»: una película contra la cultura de la muerte erigida en régimen