Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
Regalamos el Evangelio 2015
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familiaOtras noticias Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeos
  Lunes, 22 de diciembre de 2014 | 0:00 Suscríbete a ReLRegala ReLDifúndenosContactoHemerotecaAYUDA A REL 
Buscar
Actualizado 12 enero 2011

La reina de las virtudes

La humildad no es enumerada como una de las virtudes cardinales. Pero ello no ha supuesto nunca que el valor de esta virtud haya quedado mermado por ello. Como sabemos existen tres virtudes básicas, llamadas teologales: la fe, la esperanza y la caridad y todo bautizado dispone de ellas, otra cosa es que las ejercite, o las olvide. Por el pecado perdemos una de las tres, la caridad o amor a Dios, pero no las otras dos, ni la fe ni la esperanza se pierden por el pecado y en cuanto a la caridad o amor a Dios es posible recuperarla mediante el sacramento de la penitencia o confesión. Si centrásemos esta glosa sobre las virtudes teologales, indudablemente la reina de ellas es la caridad, porque es la única que perdurará eternamente en nosotros. La fe nos desaparecerá transformada en evidencia después de nuestra muerte y la esperanza, cualquiera que sea el destino del alma humana, salvación o condenación, también desaparecerá trasformada en realidad cumplida.

 

Pero más nos interesa ahora, las denominadas virtudes morales, entre las cuales se encuentran la cuatro cardinales: prudencia, justicia, fortaleza, templanza. Y sin embargo la humildad, que es el objetivo de esta glosa, es la que ha sido considerada siempre, como la reina de las virtudes, aunque pensemos que su importancia decae, al no estar encuadra en la específica categoría de las cuatro virtudes morales. La humildad en el cristianismo, ha sido considerada siempre como virtud fundamental, como la base de todo el edificio espiritual. Su papel no es, como el de las cuatro virtudes cardinales ordinarias, que regulan una sola actividad del alma; su papel es más extenso: A ella le toca regular todas las facultades y energías del hombre, o sea someterlas a Dios creador y dispensador de la gracia. La humildad es la respuesta o actitud del hombre ante la inmerecida y divina elección que Dios hizo de él para hacerlo hijo suyo en Cristo.

 

Humildad es la virtud que nos dice la verdad acerca de nosotros mismos, como nos hallamos, no ya ante los ojos de los hombres sino ante Dios. Por ello para la práctica de la humildad, es muy importante tener una real conciencia hasta donde la mente del hombre puede llegar a tomar conciencia, de la inmensa grandeza del Señor. Para tomar conciencia y como ejercicio de humildad, es bueno considerar, tremenda distancia que media entre el Señor y nosotros, es bueno meditar acerca  de su grandeza y de nuestra pequeñez. Nada somos ni nada tenemos: “¿Qué tienes tú que no hayas recibido? Y si lo recibiste, ¿Por qué te glorias como si no lo hubieras recibido?”. (1Co 7,10-11). Ser humildes es tomar conciencia y actuar en consecuencia de lo poco que somos y de lo poco que representamos ante nuestro Creador.

 

Escribe Blosio que “La caridad siempre va unida con la humildad y la humildad con la caridad. Es imposible que alguien tenga caridad si no es humilde. Pues como dice San Pablo: “la caridad no es arrogante, ni soberbia, ni ambiciosa, ni vengativa, sino sufrida y benigna”. (1Cor. 13,4-6)”. El amor y la humildad funcionan tan estrechamente unidos, que en la vida espiritual de una persona avanzan y retroceden al unísono. Es imposible considerar, que un alma que de verdad sea humilde no puede amar al  Señor. Para amar al Señor solo hay un camino que es el de la humildad, no hay más que una vía…, para llegar a la íntima unión con el Señor: la vía de la humildad, de la obediencia y de la sencillez. Solo a través de estas virtudes puede crecer la amistad, tanto la divina como la meramente humana.

 

La humildad en la persona que la ejerce, le impide a esta persona manifestar vanidad, orgullo, o soberbia, en toda su conducta de vida. El cristiano revestido de humildad no atrae indebida atención a sí mismo ni a sus aptitudes. Su humildad contribuye a que trate a otros con consideración y comprensión. Pero no confundamos la infra estima humana con la humildad, el carecer de un correcto equilibrio síquico, y no ver nada más que los aspectos negativos de nuestra propia personalidad, no se puede confundir con lo que es la humildad.

 

Adquirida esta virtud de la humildad, el alma humana se encuentra siempre más predispuesta a recibir los dones y gracias divinas, que en el caso de que se trate de un alma soberbia. La soberbia es la antítesis de la humildad, y de la misma forma que directa o indirectamente toda virtud tiene su raíz en la humildad, en la soberbia todo vicio encuentra su asiento y raíz. San Agustín decía: La soberbia es el principio de todo pecado…. Y si el principio del pecado es la soberbia, ¿de qué otra manera nada más que haciéndose Dios humilde, podía venir el remedio para sanar la soberbia humana?”.

 

San Francisco de Sales, escribía: “La humildad es esencialmente necesaria para el encuentro con el Señor y a la vez que nos descubre la nada de la que hemos sido sacados, pone de manifiesto el bien que en nosotros procede de Dios como de su primera causa”. La humildad es tan necesaria al alma colmada de gracias como el agua lo es a la flor. Para que se desarrolle y se conserve fresca y hermosa, un alma entregada al Señor, es necesario que este alma este embebida en la humildad.

 

Dios mismo en persona por amor, vino a enseñarnos la humildad. Siendo Dios no tuvo reparo de humillarse y se rebajó a la forma humana se anonadó tomando la forma de siervo y haciéndose semejante a los hombres: “Cristo Jesús, a pesar de su condición divina, no se aferró a su categoría de Dios; al contrario, se despojó de su rango y tomó la condición de esclavo pasando por uno de tantos. Y así, actuando como un hombre cualquiera, se rebajó a sí mismo”. (Flp 2,6-8). Lo maravilloso de esta divina manifestación es la tremenda enseñanza de humillación y amor que nos aportó al género humano. San Agustín nos pone de manifiesto que el peso del desbordante amor de Dios a nosotros, lo trajo a la tierra,  Dios no teme perder nada al inclinarse hacia sus criaturas, llevado solo del amor. Sólo el orgulloso es el que quiere mantener una grandeza usurpada. El Señor no se aferró a su categoría de Dios. El alma realmente grande es aquella que se inclina decididamente hacia lo pequeño. Nos dice San Pablo que: “…, se humillo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz”. (Flp 2,8).

 

Con su vida humana nos puso Cristo ante los ojos lo que es la humildad: desde su nacimiento fue su vida anonadamiento, destierro, persecución, oscuridad en Nazaret, perfecta obediencia a los hombres, respetuoso y amable trato con pecadores y publicanos, profesión de servidor ante los simples mortales: "Porque, ¿quién es más grande, el que está a la mesa o el que sirve? ¿No es acaso el que está a la mesa? Y sin embargo, yo estoy entre ustedes como el que sirve”. (Lc 22,27). Su obra cumbre es obra de obediencia al mismo tiempo que de humildad, pues la humildad y la obediencia corren parejas.

 

Mi más cordial saludo lector y el deseo de que Dios te bendiga.

 

Otras glosas o libros del autor relacionados con este tema.

-        Libro AMAR A DIOS. Isbn. 978-84-611-6450-9.

-        Soberbia y humildad. Glosa del 01-02-10

-        Humildad y soberbia. Glosa del 03-02-10

-        Virtudes y vicios. Glosa del 27-07-09

-        Virtudes humanas. Glosa del 18-07-10

Descubre el regalo que Religión en Libertad tiene para ti

Descubre el regalo que Religión en Libertad tiene para ti

¿Te ha gustado este artículo? Coméntaselo a tus amigos y conocidos:
en twitter
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 1
Comentario (máx. 1000 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.


Fran
12/01/2011
Totalmente de acuerdo.
Totalmente de acuerdo. Es más, añadiría que la puerta para desarrollar la humildad es la negación de uno mismo. La soberbia nace del ensalzamiento del yo sobre todo lo demás, incluído desgraciadamente Dios.

Solo cuando uno es sincero consigo mismo, cuando uno sabe cuáles son sus debilidades y se niega a sí mismo, empieza a ser humilde.
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Juan del Carmelo
Juan del Carmelo no es quien dice ser. O mejor dicho, es quien es, pero prefiere presentarse en su alter ego Juan del Carmelo que no es más que un seglar que, a finales de los años 80, experimentó la llamada de Dios y se vinculó al Carmelo Teresiano. Ha publicado libros de espiritualidad como «Mosaico espiritual», «Santidad en el Pontificado», o «En las manos de Dios» Como lo cortés no quita lo valiente es, además, un empresario de éxito. Y nos acompaña, con sencillez y hondura, desde «El blog de Juan del Carmelo».

Juan del Carmelo, es autor, editor y responsable del Blog El Blog de Juan del Carmelo, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO
ENERO 2011

¿Somos tentados, o somos probados?

Vasija de la fe

Solo la Verdad salva

Potencias y virtudes

¿Qué nos dice el Señor cuando nos escribe?.

Fe y dogmas

¿Cabe la conversión sucesiva?

¿Qué es la fe?

Imaginación negativa en la vida espiritual

La reina de las virtudes

Voluntad de desear amar

Un regalo inmejorable

Nuestra vida íntima

Vida después de la muerte

Martirio cruento e incruento

Ver posts de otros meses

DICIEMBRE 2014 (11 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (15 artículos)

OCTUBRE 2014 (15 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (15 artículos)

AGOSTO 2014 (16 artículos)

JULIO 2014 (15 artículos)

JUNIO 2014 (15 artículos)

MAYO 2014 (16 artículos)

ABRIL 2014 (15 artículos)

MARZO 2014 (15 artículos)

FEBRERO 2014 (14 artículos)

ENERO 2014 (16 artículos)

DICIEMBRE 2013 (15 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (15 artículos)

OCTUBRE 2013 (16 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (15 artículos)

AGOSTO 2013 (15 artículos)

JULIO 2013 (16 artículos)

JUNIO 2013 (15 artículos)

MAYO 2013 (15 artículos)

ABRIL 2013 (15 artículos)

MARZO 2013 (16 artículos)

FEBRERO 2013 (14 artículos)

ENERO 2013 (16 artículos)

DICIEMBRE 2012 (15 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (15 artículos)

OCTUBRE 2012 (16 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (15 artículos)

AGOSTO 2012 (15 artículos)

JULIO 2012 (16 artículos)

JUNIO 2012 (15 artículos)

MAYO 2012 (15 artículos)

ABRIL 2012 (15 artículos)

MARZO 2012 (16 artículos)

FEBRERO 2012 (14 artículos)

ENERO 2012 (16 artículos)

DICIEMBRE 2011 (15 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (15 artículos)

OCTUBRE 2011 (16 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (15 artículos)

AGOSTO 2011 (15 artículos)

JULIO 2011 (16 artículos)

JUNIO 2011 (15 artículos)

MAYO 2011 (15 artículos)

ABRIL 2011 (15 artículos)

MARZO 2011 (16 artículos)

FEBRERO 2011 (14 artículos)

ENERO 2011 (15 artículos)

DICIEMBRE 2010 (16 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (15 artículos)

OCTUBRE 2010 (15 artículos)

SEPTIEMBRE 2010 (15 artículos)

AGOSTO 2010 (16 artículos)

JULIO 2010 (15 artículos)

JUNIO 2010 (15 artículos)

MAYO 2010 (16 artículos)

ABRIL 2010 (15 artículos)

MARZO 2010 (16 artículos)

FEBRERO 2010 (14 artículos)

ENERO 2010 (15 artículos)

DICIEMBRE 2009 (16 artículos)

NOVIEMBRE 2009 (15 artículos)

OCTUBRE 2009 (15 artículos)

SEPTIEMBRE 2009 (14 artículos)

AGOSTO 2009 (13 artículos)

JULIO 2009 (14 artículos)

JUNIO 2009 (12 artículos)

MAYO 2009 (7 artículos)

Regalamos el Evangelio 2015
Lo más leído
1 Violada, descubrió por sorpresa su embarazo; no abortó y el médico que lo propuso lloró
2 De la lotería de Navidad: breve reseña histórica
3 Jesús te manda una sonrisa (4)
4 El Barça cortará sus lazos con Qatar por financiar al terrorismo
5 ¿El sacerdote debe ser un sanador? Sí, sin duda. «Los Doce fueron enviados a curar», dice la Biblia
6 Estado Islámico y Santa Claus
7 Cuando Chesterton, quizá futuro santo, hablaba de economía en las páginas de un diario socialista
8 Vivir con con confianza en Dios
9 "Hágase en mí, según tu palabra"
10 Manifestación en Sevilla contra el recorte en el horario de Religión por «criterios ideológicos»